ZOOM: Consejos de seguridad para que no te saboteen las videollamadas

Bloquea tu videollamada de Zoom

Las videollamadas de Zoom pueden bloquearse una vez que comienzan, para evitar que otras personas accedan a ella. Es como si cerraras la puerta de la junta en la oficina una vez que todos están en la junta. Para ello debes hacer clic en el área de “Participantes” en la parte de abajo de tu videollamada, y a continuación presionar el botón “bloquear conferencia”. Puedes leer más en el sitio Web de Zoom.

Controla la pantalla compartida

Uno de los problemas presentados con Zoom en los últimos días es que por defecto, todos los usuarios conectados tienen prácticamente los mismos derechos sobre la llamada, a menos que la configures antes de iniciarla. 

Un buen consejo de seguridad cuando usas Zoom es la posibilidad de evitar que otros compartan lo que tienen en su pantalla si ya de antemano sabes que esto no va a ser necesario. Para ello debes acceder al apartado “Compartir pantalla” en el área inferior de tu videollamada de Zoom, y configurarlo como “Solo anfitrión”. Podrás dar permisos individuales cuando sea necesario a cada usuario. Checa más detalles aquí.

Establece una sala de espera

Una de las mejores formas de proteger tu videollamada, según Zoom, es estableciando una sala de espera. Es como cuando en tu oficina recibes a alguien en el lobby o una sala aparte. Las personas podrán llegar a la videollamada, pero tendrán que esperar hasta que se les dé acceso, y solo podrán entrar quienes tengan ese acceso.

Cuando la activas, existen dos formas de manejar la sala de espera.

  1. Todos los participantes son enviados a la sala de espera y podrás admitirlos manualmente o a todos al mismo tiempo.
  2. Los participantes visitantes son enviados a la sala de espera, pero los participantes previamente invitados tienen acceso a la videollamada de forma previa.

Zoom dijo que a cuentas como las de escuelas tendrán activada la sala de espera de forma automática a partir del 2 de abril.